En este nivel los niños/as muestran mayor control y coordinación de sus movimientos corporales y madurez en su tono muscular. Realizan movimientos voluntarios más precisos al colorear y trazar líneas y se inician en el proceso de lecto-escritura.

Adquieren mayor independencia y seguridad; se auto-critican y critican a los demás, se tornan competitivos, se perfila su liderazgo, les gusta que  los elogien cuando actúan bien y prestan atención por períodos más largos. Adquieren un gran desarrollo del lenguaje, siguen el hilo de una narración, de una historia, aprenden y comprenden las rimas y adivinanzas.

Edad ideal para fomentar el deporte y el amor por la lectura. Se realizan actividades que fortalezcan su responsabilidad. Construyen pequeñas oraciones con sentido completo elaborando párrafos  sencillos y se inician en la adquisición de una adecuada segmentación. La lectura se vuelve progresiva y se va consolidando con el paso del tiempo.

En los procesos matemáticos se avanza en la realización de conteos numéricos secuenciales y en la resolución de operaciones de suma y resta, al tiempo que identifican los números del 1 al 50.

La dimensión emocional se ve enriquecida por ejercicios diarios que incluyen un trabajo frente al espejo en donde se dicen a sí mismos frases positivas que los empoderan y les permiten fortalecer su autoestima y seguridad.